Desoyendo

La explicación del enigma rara vez está a la altura del enigma

Capitalismo: cómo hemos llegado hasta aquí – Presentación

La actual crisis que está viviendo Europa y buena parte del mundo industrializado está siendo la más grave que ha sufrido el capitalismo en toda su historia, siendo junto con el crack de 1929 que sacudió a la economía mundial hace 80 años, la mayor de las crisis a nivel mundial que ha habido. La destrucción de empleo ha crecido en todos los países europeos en mayor o menor medida, ha bajado el comercio internacional, han caído gobiernos de países enteros (Islandia, Grecia, Portugal…), ha habido estallidos sociales, se ha tenido que rescatar a países y sistemas bancarios y ha aumentado la desconfianza en el sistema económico y financiero a nivel mundial.

Las consecuencias están a la vista y en cambio el futuro no lo está tanto, la única afirmación que podemos hacer es que de la crisis actual saldremos, pero con muchos cambios. Pero cómo hemos llegado hasta aquí? Tiene esta crisis alguna similitud con otras crisis sufridas anteriormente por el sistema capitalista? Cuál es la causa principal? Por qué los países de la periferia europea están sufriendo tanto en los mercados y la crisis es aún más patente en ellos? Para hacer un análisis completo a nivel global e histórico de lo que está sucediendo actualmente nos debemos remontar a las bases del capitalismo, cómo fue concebido y cómo ha evolucionado a lo largo de estos últimos 50 años hasta funcionar como lo hace actualmente.

La siguiente serie de artículos pretende dejar un poco más claro cómo funciona todo el engranaje económico y financiero mundial, así como echar una ojeada al caso europeo, y en especial al caso Español e Italiano, el porqué de sus dificultades para encontrar financiación y la causa de los ataques especulativos que han sufrido durante los últimos meses, en especial a partir del verano de 2011.

Se intentarán publicar por lo menos un par de artículos por semana, dependiendo del tiempo disponible, y los diferentes capítulos de la serie vendrán a ser los siguientes (no es definitivo):

1. – Introducción

  • 1.1 Los inicios del capitalismo como sistema social y económico
  • 1.2 La aparición de los billetes y la creación de la banca: el patrón oro
  • 1.3 La primera burbuja especulativa de la historia moderna: la burbuja de los tulipanes en Holanda
  • 1.4 El capitalismo moderno: de la Revolución Industrial hasta hoy

2. – Los acuerdos de Bretton Woods y el final del patrón oro

  • 2.1 Los cambios en el patrón oro en el periodo de entreguerras
  • 2.2 Los acuerdos de Bretton Woods
  • 2.3 El final del patrón oro en 1971

3. – La expansión del crédito a nivel mundial: 1971 – 2008

  • 3.1 El mundo sin patrón oro: expansión del crédito y la deuda
  • 3.2 Expansión del crédito y la deuda: consecuencias
  • 3.3 El papel de la FED y los bancos centrales en el proceso de expansión crediticia
    • 3.3.1 G. Edward Griffin: el sistema de Reserva Federal
  • 3.4 La aparición del “shadow banking”

4.- Los problemas de los países europeos

  • 4.1 La crisis en la UE: por qué está siendo tan grave
  • 4.2 Los problemas de los países europeos periféricos: un callejón sin salida

CERRADO POR HUELGA

 

 

 

Por qué la huelga general será un fracaso

Sin ánimo de ser negativista más que realista, la huelga general a mi parecer está condenada al fracaso por varias razones:

  • Han fracasado todas las anteriores movilizaciones y esta se convoca bajo los mismo preceptos, con los mismos actores, y bajo la misma forma.
  • Los sindicatos no tienen el apoyo de la mayoría de los trabajadores, como se vió en la última huelga general, y por tanto el seguimiento será reducido.
  • Las directrices que estructuran la reforma laboral vienen en su mayoría marcadas por las presiones desde Berlín, y Rajoy no estará dispuesto a cambios ni a negociaciones.
  • Al PP no le es necesario negociar nada teniendo la mayoría absoluta más amplia que ha tenido ningún otro partido en democracia (y aún lo seguimos llamando democracia) para votar, desvotar y hacer lo que le venga en gana en el congreso y con el apoyo incondicional de CiU cuando de apoyar medidas liberales se trata.
  • Se obligará a mantener unos servicios mínimos que, como en la pasada huelga, la deslucirán.
  • El paro se verá estropeado por los mismos violentos de siempre que aprovechan cualquier manifestación para sembrar el caos, y ahí estará el ala derecha (y no tan derecha) mediática enfocando sus cámaras.
  • La mayoría de la población española ni siquiera se ha leído los cambios que supone la nueva reforma laboral más allá de lo que ha dicho la televisión y la nueva disminución de la indemnización por despido.
  • Dada la situación económica actual muchos trabajadores no se atreverán a secundar la huelga por miedo a ser coaccionados o a perder su trabajo, y eso tanto gobierno como empresarios lo saben.
  • Las empresas se preparan días antes para afrontar una huelga haciendo los cambios necesarios para que no se vea afectada la producción, que es precisamente lo que un paro a nivel nacional busca.
  • Con el nivel de paro existente en España todo aquel que tenga trabajo puede acudir a su puesto y a la vez 25 Millones de españoles pueden salir a la calle cada día, sin que esto afecte más que al tránsito rodado de las ciudades.
  • Los diarios deportivos y Telecinco, que es lo único que le importa a la gente hoy en día, mantendrán su actividad normal.

Sin embargo, sigo opinando que el paro, es necesario.

Para terminar, hace falta también preguntar a los votantes: véis ahora lo que significa una mayoría tan absoluta como la que tiene el Partido Popular en sus manos en este momento?

Montoro y las agencias de calificación

Hará unas tres semanas Moody’s nos enviaba a los españoles y a otros seis estados europeos, una tarjeta de San Valentín con rebaja de calificación incluida. Concretamente la nota de España pasaba de A1 a A3, y también se degradaban las notas de Italia, Portugal, Eslovenia y Eslovaquia, y además colocó en perspectiva negativa (con previsiones de sufrir degradaciones en el futuro) las calificaciones de Francia, Austria y Reino Unido, todas con la máxima calificación posible de triple A. Dos días después, el 16 de febrero, echaba más leña al fuego y bajaba la calificación de varios Gobiernos regionales a nivel europeo, entre los que se encontraban los de 8 comunidades autónomas españolas. Las declaraciones de nuestro ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro sobre el tema fueron antológicas: no entendía a las agencias, literalmente dijo que “las agencias dicen que tienen en cuenta las reformas y luego determinan lo contrario”. Estaba un poco perdido nuestro querido ministro de Hacienda, de traca vamos.

Lo más bueno de todo vino dos días después: Fitch subía la calificación de Islandia a BBB- (¡!), la aldea (isla) irreductible, el símil real de la aldea gala de Astérix y Obélix, la que envidiaban los perroflautas del 15M, la que había encerrado a los banqueros en la cárcel, nacionalizado los bancos y procesado a su primer ministro, (todo a la vez!) la que había hecho lo contrario a lo que había hecho el resto del mundo y se había enfrentado así a la gran élite bancario-financiera mundial. Medio millón de islandeses contra el mundo y se llevaban como premio una subida de calificación, malditos. Hace falta decir también que la calificación de Islandia subió un punto por encima del bono basura, pero la subida es más psicológica que otra cosa, y digo psicológica porque si tenemos en cuenta la que está liando Alemania el BCE, la CE y el FMI (con Francia en la trastienda, por eso de tener a Lagarde, la de las joyas, a su mando) en Grecia para que el país no quiebre, -que después de todos los rescates y créditos concedidos sólo sirve para que la nota de su deuda baje más y se coloque directamente en C impago (default) y de paso lanzar bajo el umbral de la pobreza a 20 millones de personas- lo de la subida de nota a Islandia seguro que le pilla por sorpresa a más de uno. Montoro a estas alturas debía estar ya más perdido que un cani en una biblioteca.

La cuestión a todo esto está clara: qué pintan las agencias en todo el tinglado este al que llamamos crisis? Por qué baja la nota de España y otros países y sube la de Islandia? Debemos hacer caso a las agencias de calificación?

Para empezar debemos saber dos cosas y las debería saber también el señor Montoro: lo que dicen las agencias de calificación realmente importa (1), pero a la vez lo que digan estará sesgado y no será imparcial (2). Las agencias son entes poderosos dentro de los mercados financieros, pero por qué razones, y por qué lo que dictan afecta tanto y a tanta gente? La primera razón es que las tres mayores y más conocidas (Standard & Poors, Moody’s y Fitch) controlan el 90% o más del mercado de las calificaciones y sólo las dos primeras ya controlan más del 80%, es decir, se trata de un oligopolio (pudiéndosele tratar incluso como monopolio, lo veremos más adelante) puro y duro. Dichas agencias son por tanto, la única referencia que tienen los inversores para guiarse a la hora de hacer inversiones y lo que dicten tendrá grandes repercusiones sobre los mercados (a la vista está). Una medida que se ha tomado para luchar contra este oligopolio yankee dentro del mercado de las calificaciones después de muchas presiones por parte de algunos políticos europeos, ha sido la creación de una agencia de calificación europea que debería empezar a funcionar este mismo verano, o también ha propiciado la aparición de WikiRatings (con dudosa influencia de momento). No obstante por ahora, y sin mecanismos legales para luchar contra ellas no porque falten buenos legisladores en europa sino porque a nuestros políticos no les da la gana, deberemos seguir luchando con lo que digan y con las decisiones que tomen, arrastrando con ellas a la mayoría de inversores a nivel mundial.

Las calificaciones -yendo ya a la segunda cuestión- que dan las agencias estarán sesgadas por varias razones, la primera es cómo funciona dicho mercado: supondremos que dentro de los despachos tendrán trabajando a profesionales y no a asnos, -personas que saben lo que es un balance y esas cosas y que de calificar saben un rato- pero es curioso que aquí es el cliente quién paga por ser calificado y obtener una nota. Por muy profesionales que sean estos señores, cómo vas a poner una nota baja a quién te está pagando? Mejor leed lo que dijo el señor Raymond McDaniel, consejero delegado de Moody’s, en un memorando interno escrito en octubre de 2007, y revelado un año más tarde ante el Congreso de los Estados Unidos: “El mercado actualmente penaliza la calidad, porque los clientes contratan a las agencias basándose en cuál está dispuesta a darles la máxima calificación, no en cuál es la más honesta. Esta oculta competición, con estas bases, puede poner en riesgo el sistema entero –lo ha puesto ya–. La calidad de los rating tiene, sorprendentemente, pocos amigos: los emisores quieren altas calificaciones; los inversores no quieren degradaciones, los banqueros miopes juegan con las agencias para ganar unos puntos extra en sus objetivos”. Como prueba de estas declaraciones son las notazas triple A que tenían Lehman Brothers y sus hipotecas-ruina subprime antes de caer e incluso dos semanas después (¡!), los bonos-estafa de Madoff, o Goldman Sachs justo antes de su bancarrota. Además otro aspecto relevante sobre la falta de imparcialidad de las agencias es el hecho que nadie sabe a ciencia cierta los criterios que utilizan para emitir los veredictos y las calificaciones, cosa que no haría la futura agencia europea y tampoco hace WikiRatings, donde cada uno de los factores y su peso en el cálculo del rating es público. Continuemos con los inversores y propietarios de estas agencias, porque llama bastante la atención. Son grandes fortunas de la lista Forbes, -no estamos hablando de moco de pavo, sino de por ejemplo, Warren Buffet o Marc Ladreit de Lacharriere- y grandes fondos de inversión a nivel mundial como Capital Group, Black Rock, State Street o Berkshire Hathaway, en resumen lo mejorcito (hablando en términos rentables y no éticos) del mundillo inversor a nivel planetario. Lo curioso viene cuando nos damos cuenta que dichos inversores son a la vez inversores y poseen participaciones en otras entidades a las que las agencias califican, y esto nos lleva otra vez al ejemplo anterior de lo que pasó con Lehman Brothers y Goldman Sachs: las agencias no bajaran la calificación de un producto financiero si sus clientes/inversores tienen dinero invertido en ellos por mucha basura financiera que sea.

Decíamos también antes que se trata de un monopolio camuflado dentro de un oligopolio, pero por qué? La explicación es que incluso habiendo 3 agencias, las dos mayores -S&P y Moody’s- comparten nada más y nada menos que 9 grupos inversores, es decir, 9 grupos inversores están presentes/cotizan en ambas a la vez. Las dos comparten accionariado de por ejemplo -citando a las más importantes-, Capital Group (el que tiene más presencia en ambas), Black Rock Inc, Fidelity Investments (propiedad en un 49% de la familia Johnson), Northern Trust Corporation, Vanguard Group Inc etc. La lista completa de dicho accionarado se puede consultar en la página 8 de este archivo pdf. Todos estos grupos se dedican a inversiones, gestión de activos, planes de jubilación etc, lo que significa que los hay (como Northern Trust o Capital Group) que tienen vínculos directos con la administración pública estadounidense. Llama la atención también de esta lista la presencia de la Gates & Melinda Foundation, la fundación del dueño de Microsoft, Bill Gates. Entonces probablemente la crisis de la prima de riesgo del pasado verano (nuestro dinero y el de Italia, que fuimos quienes sufrimos los peores ataques especulativos) financió algunos de los proyectos de la fundación de Mr Bill en el tercer mundo, verdaderamente curioso. Por cierto, si todas estas corporaciones creéis que os quedan lejos, al otro lado del atlántico, deciros que el mayor accionista del Banco Santander, es nada más y nada menos que Capital Group, con más participación incluso que la propia família Botín. Si has comprado productos financieros del Santander, tienes un plan de jubilación con ellos etc, existe la posibilidad de que tu dinero haya pasado por sus manos, así como si se trata de BBVA, del que también son accionistas.

Las agencias no tienen la culpa de lo que está pasando más que la que tienen los bancos, pero en este caso las agencias de calificación no son causantes de que tengamos unos políticos que no sepan legislar adecuadamente para controlar los mercados, sino que sólo se dedican a mirar por sus propios intereses, y sacar tajada de allí donde ven beneficios, y donde la ley les deje, sea en época de bonanza, en plena crisis financiera mundial o de una más que probable recesión europea. Las agencias de calificación hacen lo que su nombre indica, calificar deudas soberanas, sistemas bancarios nacionales, balances de bancos y de administraciones públicas y todo bicho viviente que esté dentro del juego bursátil, lo hacen a su manera y bajo las reglas de los que mandan en ellas, lo más triste de todo ello es que nuestros políticos, con todas las herramientas de las que disponen sean tan inútiles de no saber hacer nada al respecto.

Literalmente -y lo han repetido hasta la saciedad muchos economistas, gurús y algún que otro perroflauta- los mercados financieros los manejan unas pocas manos, y todo está verdaderamente más centralizado de lo que creemos, por eso sorprenden las declaraciones del ministro Montoro, diciendo que no entiende a las agencias. De lo que se debería sorprender e indignar el señor Montoro es de que Fitch Ratings nos suelte delante de la cara que debemos reducir el gasto en Salud, Educación y Universidades, porque son gastos muy elevados que hacen peligrar el déficit. Mejor que Fitch no diga que lo ideal sería volver al feudalismo, porque igual le hacen caso y nuestros politicuchos de turno son capaces de llevar a la economía nacional 400 años atrás (pero todo el mundo con un iPhone, eso sí).

Después de todo, queda claro como esta todo el tinglado montado: monopolio de agencias de calificación, controlado por los mayores fondos de inversión del planeta (un ejemplo: Black Rock Inc ella solita mueve un nivel de inversiones dos veces mayor que el PIB español, la 12ª mayor economía mundial, ahi queda dicho) capaces de hacer caer países enteros, como hicieron con Irlanda y Portugal, y hacer tambalear al mayor mercado mundial: la zona Euro. La táctica es fácil: las agencias bajan la calificación, los fondos de inversión que podrían comprar 10 países enteros al contado pasan al ataque. Esto lo vimos este pasado verano con la crisis de la deuda española e italiana: con las dudas de Grecia y tras los rescates de Portugal e Irlanda, se abrían los parqués a primera hora de la mañana y las primas de riesgo (la diferencia con el bono alemán, que se considera el más fiable y seguro) española e italiana subían como la espuma (se ponían a la venta muchos millones de deuda a la vez, arrastrando al resto de inversores a vender y haciendo subir el coste -para el que vende- y la rentabilidad -para el que compra- de dicha deuda), rozando los máximos en los que Portugal tuvo que ser rescatado. A primera hora de la tarde dichas primas se relajaban y bajaban de los máximos de primera hora. Cómo? Sencillamente los que por la mañana habían puesto a la venta miles de millones en deuda española e italiana ahora volvían a comprar la misma deuda, pero con una rentabilidad mayor -y los demás inversores les seguían-. Y al día siguiente si se lo permitían lo volvían a hacer, y detrás de ellos los pequeños y medianos inversores que se dieron cuenta de qué iba el juego y tampoco querían perder tajada. Cabe decir que lo que significaban dichos movimientos sobre la deuda de los países era que los gobiernos tenían que pagar más intereses para colocar dicha deuda, lo que significa que a los gobiernos les resultaba más caro financiarse, eso es llanamente que los ciudadanos estaban pagando el pato (pagarán/pagaremos en el futuro cuando esa deuda venza) los disparatados intereses añadidos con sus/nuestros impuestos.

Lo que estaba pasando tardaron en verlo los políticos europeos dos semanas; mientras tanto el BCE compró algo (no demasiado, no vayamos a arruinarnos) de deuda española para así quitar algunos millones de en medio, transmitir confianza a los inversores que se guiaban por las notas de las agencias y evitar que se especulase con la deuda, pero el festín siguió adelante. La decisión que se tomó para evitar la sangría de millones que estaban sufriendo ambos países fué prohibir los movimientos a corto en los parqués, para así evitar los movimientos pura y llanamente especulativos. Si comprabas deuda debías esperar x tiempo a venderla y ya no podías hacerlo en el corto o cortísimo plazo, evitando así fluctuaciones de precios. Las ventas a corto, en referencia a un artículo de el País que lo explica muy bien se trata de lo siguiente:

“[...] la práctica de las ventas a corto implica que un inversor pide prestadas acciones (o cualquier otro valor cotizado) a un intermediario (al que le paga la correspondiente comisión) y las vende en el mercado con la esperanza de poder recomprarlas en el futuro a un precio más bajo. Así se las devolverá a quien se las prestó (el intermediario) obteniendo con ello unos beneficios (que solo se logran si la cotización cae y se cumplen, por tanto, sus previsiones) o pérdidas (si sucede lo contrario). En versión sencilla: el inversor A pide prestado al inversor B un buen número de acciones de una compañía. Por “el alquiler” le paga una comisión y se compromete a devolvérselas en, por ejemplo, 15 días. Vende hoy en el mercado esas acciones e ingresa, por ejemplo, 10 euros por cada una de ellas. Sabe que tiene que volverlas a comprar para dárselas a B. ¿Su objetivo? Sin duda, hacerlo por un precio por debajo de los 10 euros. Cuanto más baja sea su cotización, mejor porque mayores serán sus beneficios. ¿Cómo lograrlo? Los detractores de esta práctica lo tienen claro: generando, con todas “las armas” a su alcance niveles injustificables de ventas para minar la confianza general en los mercados.”

En la práctica no obstante se trata tan sólo de comprar los derechos sobre los títulos, lo que significa que estás jugando con productos financieros que realmente no posees. Por cierto, decir que dicha medida de prohibir las ventas a corto adoptada en agosto se ha levantado el pasado 15 de Febrero, y estando el patio como está y con el miedo a más ataques, al día siguiente el Ibex bajaba.

Cómo controlar efectivamente todo esto? Pues está claro que no de la manera que lo llevan haciendo desde que estalló la crisis crediticia en 2008 (que son 4 años ya, y cada vez vamos a peor jod…). Los países de la zona euro no tienen autonomía monetaria (sin moneda nacional no hay posibilidad de devaluaciones para aumentar la competitividad como se hizo con la peseta en la crisis del ’92), los países tampoco tienen Bancos Centrales que actuen como tal y que se dediquen a comprar deuda de su propio país por la misma razón de pertenecer a una zona monetaria común,y el banco que debería hacer las veces de banco central de todos, el BCE, de lo único que se preocupa es de la inflación y por tanto es reacio a la compra de deuda pública y a la inyección de liquidez en la economía. Como ejemplo de esto basta ver estas variables macroeconómicas entre España e Inglaterra, todas iguales (incluso España menos endeudada) pero España pagando un interés por su deuda tres veces más alto. Todo se entiende cuando decimos que el BCE compró deuda por 4.500 millones y el Banco de Inglaterra lo hizo con deuda inglesa por valor de 325.000 millones, Inglaterra se financiaba mediante su Banco Central, España & Company se tenían que buscar las alubias en los mercados (y así nos ha ido). El BCE lo único que ha hecho ha sido inyectar dinero en forma de millones y millones y millones (hasta llegar a un par de Billones, con B) a los bancos y al sistema bancario europeo al 1% y comprar algo de deuda de países bajo ataques especulativos cuando no han podido aguantar más.

Vista la inutilidad de nuestros políticos, sus declaraciones, y viendo lo que le están haciendo a los griegos, cuya salida del euro es ya segura, casi es preferible que la zona euro se vaya al garete y volvamos todos a buscarnos la vida por nuestra cuenta, porque está claro que poner de acuerdo a 14 países en materia monetaria está siendo tarea imposible. Mientras tanto, y porque les dejan, tenemos agencias de calificación para rato.

Homenaje a Público

Hoy 24 de Febrero se conocía la fatídica noticia del cese de la edición impresa del diario Público y se confirmaban así los peores presagios desde que se conoció que la empresa propietaria de la editorial, MediaPubli, había presentado un ERE allá por el 3 de Enero de este año acuciada por los problemas económicos.

El cese de la edición impresa del único periódico en papel que está claramente a la izquierda del limbo mediático en nuestro país no sólo es un duro golpe a la pluralidad informativa sino que también es espacio que ganan en las estanterías las publicaciones más conservadoras y también más maduras editorialmente hablando.

Sin saber muy bien por qué las publicaciones “demasiado” progresistas no acaban de funcionar muy bien en nuestra nación, y posicionarse más a la izquierda del diario El País sale caro, quizás (y esto son propias cabilaciones) por ser este último el de más tirada nacional, o por ser el de referencia para el lector de izquierdas veterano, o el que tiene la visión más progresista e imparcial para los lectores, o simplemente porque el país -la sociedad española, los españoles- no está preparada aunque se declare ser de izquierdas, para prensa claramente de izquierdas.  Como ejemplo de esto último podemos comprobar que la prensa en papel más a la izquierda de El País no pasa de ser minoritaria y de poca tirada (con menos tirada que la prensa de información general de derechas), y yo mismo me he tenido que escuchar cosas del tipo “ya podrías leer algo más serio” cuando he comprado el periódico o he dicho que lo leo. La crisis de las publicaciones de izquierdas tendrá algo de relación con la crisis de las políticas y partidos de izquierdas?

En definitiva la apuesta de Público de lanzar una edición impresa en plena era de internet allá por 2007 no ha acabado de cuajar, pero internet no tiene en este caso toda la culpa, sino que además se le han añadido dos dificultades más que no han permitido que el noticiero llegase a su etapa de madurez: la mala gestión de la empresa que podríamos incluso llamar nefasta-que también ha llevado al cierre de la edición de papel de La Voz de Asturias- y la grave crisis económica y la consecuente falta de financiación publicitaria. La publicación en sí transmitía una imagen joven, con portadas realmente diferentes e incluso diría espectaculares y muy atrevidas, a color, con un gran diseño y con abundante fotografía, totalmente alejadas de las demás publicaciones donde abundaban los titulares ordenados con “wallpaper” de fondo. La aventura de la edición impresa de Público ha durado menos de 5 años y aunque se vaya a mantener la edición digital al ser la 4ª web de información general más visitada en nuestro país no vamos a tener la oportunidad de verla más en los kioscos. Casi lo conseguimos.

Si la imagen del periódico era joven, también lo era su equipo de periodistas. Su primer director con 32 años recién cumplidos fue Ignacio Escolar, hijo de Arsenio Escolar -el director del rotativo gratuito 20 Minutos- que lo fue hasta su destitución en 2009. Nombres conocidos dentro de la escena periodística, mediática y cultural como El Gran Wyoming, Arturo González, Enrique Meneses, Felix Monteira -que más tarde sería Secretario de Estado de Comunicación-, Jose Luís Labordeta, Joaquín Sabina, Berto Romero entre otros o los también colaboradores del semanario satírico El Jueves Manel Fontdevila y Bernardo Vergara como viñetistas.

A Público se le debe estar agradecido, por la gran labor periodística que ha realizado su equipo, que para quién no se quiera acordar fueron junto con el rotativo El Mundo quienes destaparon el Caso Urdangarín -la periodista de Público Alicia Gutiérrez quién sacó a la luz los informes de Hacienda y los periodistas de El Mundo Eduardo Inda y Esteban Urreiztieta quienes destaparon la trama en 2006-, porque fueron valientes de vetar los anuncios de prostitución en su publicación y porque, ojo al dato, las primera y segunda posiciones de blogs sobre política más seguidos de nuestro país corresponden a dos colaboradores de dicho rotativo: las bitácoras de Ignacio Escolar y la columna de opinión Dominio Público donde publican diversos autores. Además otros dos blogs más que publican para Público se encuentran entre los 20 más leídos. Hay cantera de periodistas y lectores para su resurección y para verlo otra vez en las estanterías, el problema es creérnoslo. Quizás ahora que el diario desaparece del estante nos damos cuenta de todo lo bueno que tiene.

Una vez sabida la noticia se acuerda uno de la campaña lanzada por el Grupo Intereconomía donde llamaban a sus lectores/audiencia a realizar donaciones/aportaciones para la supervivencia del grupo, y que desde la Sexta se le dedicó a modo satírico la campaña “Save The Fachas“. Nos reímos mucho en su momento pero quién se ha quedado sin periódico hemos sido nosotros. Pero como dice el dicho mala hierba nunca muere quien rie último rie mejor, y hay futuro para Público y para sus lectores a nivel digital y estoy seguro que en el futuro a nivel impreso otra vez.

Batalla perdida? Se ha perdido la batalla pero no la guerra, la caverna mediática derechona y todos aquellos que se alegrarán de su cierre dormirán tranquilos por un tiempo, pero estoy seguro que la edición de papel de Público volverá, y con ella más publicaciones que le quitarán otra vez  el color gris NODO que desde mañana tendran las estanterias de los kioscos.

Para acabar, la última viñeta de Manel Fontdevila, para quitarse el sombrero:

Último Gag, 24/02/2012

Lo que realmente pasa en la Comunidad Valenciana

Según hemos podido ver en los medios durante los últimos días las manifestaciones en Valencia a favor de la ampliación del contrato de la ciudad a la Fórmula Uno se han saldado con decenas de heridos por las cargas policiales para disolver las marchas. La delegada del gobierno en Valencia -Paula Sánchez de León- ha defendido la actuación policial y ha dicho que no se ampliará el contrato sin antes cuadrar las cuentas de la Generalitat, pagar a proveedores y asegurarse de tener los servicios mínimos al ciudadano económicamente cubiertos.

Bueno, quizás no fue realmente así, volvamos a empezar. Lo que está ocurriendo en las calles de Valencia es lo que queda por venir en el resto del estado durante los próximos meses, no porque el gobierno de la comunidad no tenga dinero para tan siquiera pagar la calefacción de los IES valencianos, sino por el hartazgo de la población y por la situación económica que queda por venir. Si ha llegado lo que llaman la #primavera en Febrero, ¿cómo podemos esperar que estará el ambiente en Abril?

La respuesta de las autoridades y de la policía ha sido más que contundente, han actuado sobremanera, fuera de la ley y desproporcionadamente, las imágenes disponibles en la red no dejan lugar a dudas. Hasta en Alemania a esto lo llaman “niños apaleados por pedir calefacción y libros”. Te suben los impuestos y te cortan derechos, y si te quejas te apalean los señores a quienes pagas el sueldo. Realmente esto está muy mal montado.

Pero qué es lo que ha llevado a la comunidad a este descalabro económico? Vamos a dar un repaso por las más significativas “inversiones” y despilfarros llevadas a cabo por la comunidad en los últimos años.

  • Terra Mítica: Parque temático situado en Benidorm (no le podía faltar a Benidorm su parque temático) construido en una zona de especial protección forestal y “no urbanizable” pero que misteriosamente se calcinó con un gran incendio en agosto de 1992. El entonces alcalde de la ciudad, Eduardo Zaplana, declaró que era imperdonable que Benidorm perdiera más espacios verdes. Y no hizo nada más. Cabe decir que el suelo ha seguido teniendo la calificación de no urbanizable incluso después de su construcción y que la corrupción en el pelotazo urbanístico del parque está a la orden del día. El coste al erario público del parque ha sido de unos 400 millones de euros.
  • Ciudad de la Luz: Los que debían ser los estudios de cine más grandes y más modernos de europa al sur de la ciudad de Alicante, tendrán un coste de 300 millones de euros y pese a que se le han inyectado 160 millones más de dinero público van a ser privatizados después de acumular pérdidas por 190 millones. Incluso no hay ni para pagar la luz. Coste total: 460 millones de euros.
  • Traer la Fórmula a la ciudad: hace poco nos enteramos de los últimos acuerdos firmados antes de dimitir por Francisco Camps  con el todopoderoso magnate de la Fórmula Uno Bernie Ecclestone que amplían el GP de Europa hasta 2020. Da igual si las gradas sólo se llenan al 50% o tenemos el circuito de Cheste al lado con toda la infraestructura necesaria y listo para abrir las persianas de los boxes, la ciudad verá correr los bólidos ocho años más por entre 180 y 270 millones de euros que se suman a los 20 por temporada que llevan pagando desde 2008 sin añadir costes de mantenimiento de las pistas (reasfaltado, reacondicionamiento…).
  • Aeropuerto de Castellón: con una inversión total de 155 millones de euros y con obras para mejorarlo y ampliarlo (¡!) aún tiene que ver despegar o aterrizar el primer avión. Eso sí, tendrá una estatua a su mayor precursor, el ex presidente de la Diputación de Castellón, Carlos Fabra. Os gusta el aeropuerto del abuelo?
  • Caso Brugal: otros 120 millones de euros malgastados, pero estos ni siquiera sirvieron para construir nada ni celebrar ningún acto, sino que son los que se calcula que se embolsó la empresa que debía tratar los residuos de 400.000 vecinos de la comarca de la Vega Baja en el sur de Alicante, enterrando los residuos ilegalmente en vez de proceder a su tratamiento. Al más puro estilo de la camorra italiana
  • Emarsa: empresa pública de tratamiento de aguas de la ciudad de Valencia. Nueve directivos de esta empresa cobraban en 2010 más que el propio presidente del gobierno Jose Luís Rodríguez Zapatero, se pagaron hoteles y servicios de prostitutas, pago de comidas, cenas y regalos, se facturaron varios millones de euros por trabajos que no se realizaron y el presidente de la sociedad la disolvió cuando los primeros casos de corrupción saltaron a la luz dejando un agujero de 17 millones que pagamos entre todos. El coste total del caso Emarsa sube a los 30 millones de euros.
  • Visita del Papa en 2006: un coste aproximado de 25 millones de euros aunque el consell se ha negado a dar cifras exactas, y donde se saben cifras aproximadas de los contratos que firmó Canal 9 por la retransimisión del evento.
  • Tener una maqueta de Calatrava: 15 millones de euros que el consell pagó al arquitecto por unas torres que jamás se hicieron. Se pagó por tener las maquetas, los planos y el proyecto y nada más.
  • Ciudad de las Artes y las Ciencias: el mayor pelotazo de la lista con un sobrecoste acumulado del 500% llegando hasta los 1282 millones de euros cuando se partió de un presupuesto inicial de 269 millones. La empresa que gestiona el complejo lleva acumulando pérdidas de 60 millones desde 2007.

Si disponemos de una calculadora a mano vemos que el coste total de los anteriores despilfarros es 2757 millones de euros, que por hacer alguna comparación es más de lo que el Tesoro público esperaba colocar el 20 de Febrero en letras a corto plazo, lo que destina la UE al programa COSME de ayuda a las Pymes durante 6 años, o casi 4 veces el presupuesto anual completo de la ciudad de Valencia (incluyendo los gastos educativos que en 2011 sumaron unos 30 millones).

Visto lo visto (y esto sólo es un ejemplo), qué clase de políticos tenemos? Incluso llevaría la pregunta un poco más allá: qué es ser político, a qué te dedicas cuando te decides por la carrera política? Realmente estos señores cuando juran el cargo se comprometen a trabajar para el pueblo? Se dan cuenta realmente que las decisiones que toman tienen consecuencias para las personas, que el dinero del que estamos hablando es de la gente o por consiguiente viven en una realidad separada del mundo real, que están jugando al monopoly con los impuestos que paga el pueblo?

Donde están los responsables de tal despilfarro que no da para ni para el gasóleo de la calefacción de los institutos? Algunos imputados por corrupción, otros intentando reparar su maltrecha imagen después de un injusto juicio volviendo a las cortes, y otros simplemente se han lavado la cara y están ejerciendo otros cargos. Realmente en una empresa privada esta ruinosa gestión no se permitiría y sin duda estarías de patitas en la calle y con una demanda judicial encima. No deberían responder judicial y penalmente los responsables políticos, sean del color que sean de la gestión ruinosa de los impuestos que tan religiosamente su pueblo paga? No deberían responder también por no poder cubrir los gastos y servicios básicos que merece su ciudadanía? Parece que no, puesto que Gallardón por arruinar al ayuntamiento de Madrid durante 6 años se llevó como premio el mismísimo Ministerio de Justicia. Ole tú!

Luego, después de saber todo esto y ver como aporrean a chavales, padres y profesores por demandar algo que queda reflejado en la constitución y a periodistas que cubrían la información cada vez está más claro cuál es realmente el problema y quién es el enemigo. Como podemos llamar a esto sistema justo?

Por la #PrimaveraValenciana y por las que, esperemos, quedan por venir.

 

  • Edición 15.30H

La realidad, por si con números no basta:

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.